JUEVES SANTO:VÍSPERAS EN LA MACARENA

Comentarios deshabilitados 5 abril 2010
DisminuirAumentar


VÍSPERAS EN LA MACARENA
Muy pronto se abrió la mañana del Jueves Santo por la vieja puerta sevillana, acceso en otras épocas para los reyes que visitaban nuestra ciudad. El sol se vio sorprendido por unas caras que anuncian la alegría, que ya esperan encontrarse con Ella. El suelo comienza a bañarse con la dorada luz que va superando tímidamente las almenas de la muralla. Las altas rejas aún separan la Gran dicha de los primeros que ansían el encuentro.
En la basílica se ultiman detalles; se preparan los espacios para que todo aparezca reluciente. El ancla del tiempo fija las emociones que parecen de ayer y que son de siempre. Como en los viejos patios, donde se curte y forma el sentimiento macareno, se acicala el atrio. Pronta sabrá de miles de devotos pisoteando sus entrañas, porque una fila se organiza virando para Bécquer.
Dentro ya hay revuelos de plumas; deseos se contienen, rezos que se ondean al aire, que se pronuncian con lágrimas y que se retienen en el alma. La guardia ya se posiciona y aún hay silencios que claman.
Se descorren las puertas de la gloria y los primeros penetran en el edén macareno. Vendrán muchos después; personalidades religiosas, políticas, civiles y militares. Hermanos de otras Corporaciones depositarán -como ya lo hicimos nosotros- flores a las plantas de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia, de Nuestra Señora de la Esperanza.
Las mujeres macarenas se engalanan y embellecen con el luto -¿hay duelo en el templo?- mientras van ofreciendo estampas y alfileres que hacen florecer, en solapas, la Esperanza.
Pasarán las horas: se nos harán fugaces, se deshará el tiempo y todo volverá a ser gloria y cielo en la Macarena.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR