Acto de Exaltación de la Saeta*

26 enero 2012
DisminuirAumentar


saetas

A la de la seguidilla,  que es la Reina de mi alma/tuve la suerte de cantarle sin hallar ni paz ni calma/ aunque mereció la pena/ fue ganar una batalla/ al cantarte Macarena./ Tu que desde que era un retoño/ me tuvistes a tu lado/ a mis padres tu casastes/ y a mi familia al completo/ de verde siempre sembraste.

Contigo no “partopera”/ y si mereció la espera/ de esperar para cantarte/ de esperar para rezarte/ son diez años de ilusión/ para tenerte delante/ y en un balcón de tu basílica/ con mi fe, pude cantarte/ hermano de tu hermandad/ fui desde siempre señora/ y no hay en el mundo sol/ como tus ojos  ahora/ Justo en frente de tu arco/ enarbole tu bandera/ te cante una seguidilla/ con humildad y respeto/ y de una forma sencilla/ más se me unió el martinete/ que se enraizó en mi garganta/ con un llanto cual rivete.

Ya no pido nada más/ no hace falta que me brindes otra portunidad/ pues es tanto mi respeto y el amor que te profeso/ que aquella saeta encierra un pasaje de mis sueños/ que es tesoro que se guarda con la llave de este dueño./ Que alegría Madre mía azucena de Esperanza/ flanqueado yo me ví por mis madres de bonanza/ en frente la Macarena al son de sus bambalinas/ y detrás mi madre buena con su carita tan fina/ eso es el paraíso, el amor  mas fiel  y fino/ el de mi madre en la tierra y la del cielo divino./ Ese momento lo guardare  como mi buena sentencia/ en frente tu bajo palio, detrás la que me dio mi esencia/ entre las dos han creado, a este humilde servidor/ y quiero ser para siempre un seguro cumplidor/ a una la veo siempre escuchando mis canciones/ la otra en su camarín responde a mis oraciones/ Dos madres, y un solo amor que  me llena de templanza/ y en arco de luz me envuelve  en mil tonos de esperanza/ hoy puedo decir a todos que vivo en felicidad/ con el amor de los míos que ese si que es de verdad/ que de verde se ha pintado la estela de mi destino/ desgranados de tu manto bordado en oro muy fino./

No me hace falta nada, ni saetas, ni canciones/ ni balcones, ni escenarios, ni aplausos, ni condecoraciones/ el que a su madre quiere con un constante amor/ no tendrá en su vida ni pena ni un mal dolor/ pues el tenerte delante madre mía de mi alma/ lo mismo cuando te veo caminar por esta casa/ lo mismo cuando en Sevilla la del cielo es aclamada/ brota de mi pecho una gran tranquilidad/ que solo me da esa madre dulce, guapa noble  y buena/ que esta viviendo en mi casa y vive en la Macarena.

Reina y Madre de Sevilla, no te apartes/ de mi lado tu eres mujer sin mancilla/ aparta de mi el pecado y el que daño quiera hacerme/ protéjeme Madre mía,  y dejame siempre verme/ en tus ojos de esperanza, los de esa madre morena/ la luz que  me dio la vida y mi Virgen Macarena.

 

NHD Álvaro  Carrillo Alfaro

*Extracto del acto de la Exaltación de la Saeta 2011


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR