Carta semanal del Arzobispado ¿Sigue teniendo sentido la actividad misionera y evangelizadora de la Iglesia? 4, III, 2012

2 marzo 2012
DisminuirAumentar


arzobispo de sevilla

Queridos hermanos y hermanas:
Hace algunas semanas una persona creyente y practicante me manifestaba su convencimiento de que hoy carece de sentido la actividad misionera de la Iglesia y lo que llamamos Nueva Evangelización, porque toda persona posee “su” verdad y la evangelización supone siempre una intromisión injustificable en su intimidad. Le prometí reflexionar sobre este asunto en una de mis cartas semanales. Así lo hago a partir de la “Nota doctrinal sobre algunos aspectos de la evangelización”, publicada por la Congregación para la Doctrina de la Fe el 3 de diciembre de 2008, con el respaldo del Papa.
Su punto de partida es el valor perenne del mandato misionero de Cristo a los Apóstoles: “Como el Padre me envió, os envío yo a vosotros” (Jn 20,21). Por ello, toda la toda actividad de la Iglesia debe tener una esencial impronta misionera, pues su fin fundamental y primero es ayudar a todos los hombres a encontrar a Cristo en la fe. La nota subraya que para la cultura moderna todo intento de convencer a otros en cuestiones religiosas supone una falta de respeto a su libertad, es un signo de intolerancia y un desprecio del pluralismo religioso. Por ello, la actividad misionera de la Iglesia hoy carece de sentido, pues pone incluso en peligro la paz entre los pueblos.
El documento trata de aclarar la relación entre el mandato misionero del Señor y el respeto a la conciencia y a la libertad religiosa de los demás. Contra quienes afirman que no existe la verdad objetiva, puesto que puede encontrarse en doctrinas distintas y aún contradictorias, afirma que la verdad existe, como existe también la capacidad del hombre para llegar a ella, que además es para todos una necesidad y un deber moral. En consecuencia, no es un atentado contra la libertad del otro la propuesta clara y convencida, legítima y argumentada, de aquello que consideramos verdadero para nosotros mismos.
Afirma también la nota que “la verdad no se impone sino por la fuerza de la verdad misma” (DH 3), al tiempo que subraya que el hombre ha sido creado para conocer y seguir la verdad, acogiendo todo lo que es verdadero, noble y bueno. Por ello, motivar honestamente la inteligencia y la libertad de una persona para que se encuentre con Cristo y con su Evangelio no es una intromisión indebida en su intimidad, sino una oferta legítima y un servicio de caridad impagable.

evangelización, a redoblar la actividad misionera y a repetir de nuevo con San Pablo “¡Ay de mi si no evangelizare!” (1 Cor 9,16). Conquistados por el amor de Cristo, debemos arder en deseo de comunicar a nuestros hermanos el don recibido, compartiendo con ellos lo más grande, bello y amado que tenemos, Cristo mismo, que no podemos reservar en exclusiva para nosotros mismos. En cualquier caso se trata de un ofrecimiento, no de una imposición o coacción, de un ofrecimiento realizado en libertad y a la libertad del otro, hecho por amor a Cristo y a nuestros hermanos.
Consiguientemente, hemos de liberarnos de la timidez injustificada y del falso respeto por la libertad de los demás, como si el anuncio del Evangelio, la verdad que salva, fuera una interferencia indiscreta en su vida, como si fuera indiferente para su existencia conocer o no a Jesucristo. No es indiferente para nosotros, convencidos de que nuestro encuentro con el Señor es lo más importante que nos ha sucedido en la vida. Tampoco debe serlo para ellos, pues “la plena adhesión a Cristo, que es la Verdad, y el ingreso en su Iglesia no disminuyen sino que exaltan la libertad humana” (n. 7).
La nota pone mucho énfasis en la urgencia de la evangelización, tarea confiada por el Señor a los Apóstoles y que concierne a todos los bautizados. Las palabras de Jesús, «Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes» (Mt 28, 19-20), interpelan a todos los cristianos, a cada uno según su propia vocación. Hoy son muchas las personas que viven en el desierto de la oscuridad de Dios, del vacío existencial y de una vida sin sentido y sin rumbo. Por ello, como nos dijera el Papa Benedicto XVI en la homilía de inicio de su pontificado, “la Iglesia en su conjunto, así como sus Pastores, han de ponerse en camino como Cristo para rescatar a los hombres del desierto y conducirlos al lugar de la vida, hacia la amistad con el Hijo de Dios, hacia Aquel que nos da la vida, y la vida en plenitud”. A todos hemos de acercarnos, desde el amor a Cristo, con ardor, confianza y valentía, de persona a persona, apoyados en la fuerza del Evangelio y en el poder de Dios y también en el testimonio elocuente y luminoso de nuestra propia vida.
Para todos, mi saludo fraterno y mi bendición.
+ Juan José Asenjo Pelegrina
Arzobispo de Sevilla


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR