La mano de la Esperanza. San Juan Bosco en Sevilla.

30 septiembre 2012
DisminuirAumentar


foto_home

Así definía durante su emocionada y emocionante homilía, D. Antonio María Calero de los Ríos, la virtud principal de San Juan Bosco, el fundador de la orden salesiana, y cuya reliquia visitó ayer la Basílica de Santa María de la Esperanza.

Llegaba al templo donde la Esperanza mantiene su más firme bastión, la figura del santo de los jóvenes, ya comenzada la noche. La comitiva venía arropada por una multitud, la mayoría jóvenes, que llenó de inmediato la Basílica, lugar donde se celebró una solemne misa conmemorativa de este encuentro, un hito en la historia de la Hermandad.  En la Misa Solemne que ofreció el Colegio Mayor Universitario San Juan Bosco de Sevilla con sus Antiguos Colegiales, participaron la Pastoral Juvenil y el Servicio de Asistencia Religiosa de la Universidad de Sevilla (S.A.R.U.S.) y Colegios Mayores de la ciudad, fue  presidida por el Rvdo. P. D. Antonio Mª Calero de los Ríos, SDB, Becario de Honor del Colegio Mayor San Juan Bosco y Miembro de la Pontificia Academia Mariana Internacional y de la Sociedad Mariológica Española, y concelebrada por los Directores Salesianos que han pasado por el Colegio Mayor junto a la comunidad Salesiana del Colegio Universitario y otros sacerdotes. Intervino la Escolanía Salesiana de la Santísima Trinidad.

En su homilía, D. Antonio María Calero de los Ríos recordó, con la emoción a flor de piel, la extraordinaria coincidencia en la fundación de la orden y la vinculación al hito de la esperanza, pues tan señalada efeméride tuvo lugar el 18 de diciembre de 1859, el día que se celebra la festividad de la Expectación de María, algo que no es mera coincidencia, sino la dichos premonición de lo que supondría para el mundo, muy especialmente para los jóvenes,la promesa de Esperanza que San Juan Bosco efectuó. Un hito extraordinario que sumaba al hecho de portar, la bendita imagen del santo, en su corazón la reliquia de la mano derecha, esa extremidad que tanto ofreció, que tantas necesidades cubrió, que tantas muestras de cariño, amor y entrega manifestó con sus escritos y libros.

San Juan Bosco, el hombre de la esperanza para los jóvenes, visitó el templo donde la Esperanza se materializa, donde la Virgen ofrece continuamente el mejor regalo de Dios y del que tanto sabe los salesianos.

Al término del acto, D. Antonio María Calero de los Ríos, y el Padre Inspector Provincial de los Salesianos D. Francisco Ruiz, firmaron en le libro de honor de la Hermandad.

La Hermandad, que estuvo representada por su Hermano Mayor, Manuel García García, y oficiales de la Junta de Gobierno, recibió el reconocimiento de la orden salesiana por propiciar este extraordinario encuentro, con un busto con la efigie de San Juan Bosco.

Foto portada Fran Narbona

Fotos reportaje Fernando García Arcos

 


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR