Carta semanal del Arzobispo de Sevilla

31 enero 2013
DisminuirAumentar


asenjo--644x362

LA VIDA CONSAGRADA SIGNO VIVO DE LA PRESENCIA DE CRISTO RESUCITADO EN EL MUNDO
27, I, 2013

Queridos hermanos y hermanas:
El próximo sábado, día 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor, la Iglesia universal celebrará la Jornada de la Vida Consagrada, creada por Juan Pablo II en 1997 para visibilizar el aprecio de todo el Pueblo de Dios por este género de vida y por el signo extraordinario de la presencia amorosa de Dios en el mundo que son los consagrados, testigos de la esperanza y de la misericordia de Dios, testigos del amor más grande y anticipo y profecía de lo que será la vida futura. Con el lema “La vida consagrada signo vivo de la presencia de Cristo resucitado en el mundo”, nosotros celebraremos esta Jornada el domingo, día 3, con una solemne Eucaristía en la Catedral, en la que daremos gracias a Dios por la predilección del todo especial que el Señor ha tenido con nuestros hermanos consagrados al regalarles el don de la vocación, al llamarlos a su intimidad y al enviarlos como mensajeros y testigos.
Para la Archidiócesis de Sevilla es un privilegio y un don contar con la colaboración generosa más de 250 religiosos sacerdotes, muchos de los cuales colaboran en tareas parroquiales. Contamos también con el compromiso evangelizador de cerca de dos mil religiosas de vida activa, con un número crecido de miembros de institutos seculares y sociedades de vida apostólica y un pequeño número de vírgenes consagradas. Unos y otros trabajan con abnegación en la escuela católica, en la pastoral de la salud, en la cárcel, en la catequesis o en el servicio a los pobres, conscientes de que el Señor se ha encarnado en cada hombre, especialmente en los más débiles, los marginados, los enfermos, los niños, los ancianos y los que sufren por cualquier causa. No olvido el gran don que supone para nuestra Iglesia diocesana la sola presencia y la oración constante de las cerca de 500 monjas contemplativas. Como he comentado en más de una ocasión, sin los consagrados nuestra Diócesis sería más pobre en iniciativas evangelizadoras, su radio de acción sería más corto y, desde luego, no contaría con el testimonio profético y la santidad de tantos hermanos que nos enriquecen con su oración y con sus obras apostólicas. Lo reconozco con gratitud.
En la fiesta de la Presentación y ofrecimiento del Señor al Padre celestial, fiesta del encuentro de Dios con su pueblo, representado por los ancianos Simeón y Ana, os convoco a todos, queridos consagrados, a renovar vuestro ofrecimiento y consagración al Señor que se fraguó el día de vuestra profesión
El Arzobispo de Sevilla
religiosa y que debéis seguir alimentando creciendo cada día en vida interior. La acción y la contemplación no son dos realidades antitéticas sino complementarias. Todos, y no sólo las monjas de clausura, necesitamos del silencio, de la oración prolongada a los pies del Señor, de la contemplación y la escucha de Aquel que es el supremo valor en nuestra vida, el “Dios siempre mayor”, el único que merece nuestra alabanza, nuestra adoración, nuestro servicio, nuestro seguimiento incondicional y la entrega de nuestra afectividad y de nuestra vida entera.
Vuestro encuentro con el Señor, en el que os sentisteis seducidos, conquistados y ganados por Él y os decidisteis a seguirle y ofrendarle la vida, se renueva y rejuvenece cada día en la oración, que es al mismo tiempo un verdadero manantial de ardor apostólico. En la Presentación de Jesús en el templo, después de encontrar y contemplar al Señor, Simeón y Ana glorifican a Dios y hablan del Niño a todos los que esperan la salvación de Israel. Quienes hemos recibido la gracia inmensa de ser llamados por el Señor, hemos recibido también la misión de anunciarlo y entregarlo a nuestros hermanos como mensajeros de la salvación y testigos de la esperanza y del amor de Dios. Os lo recordaba el Papa Benedicto XVI en un encuentro con los consagrados de la Diócesis de Roma en el primer año de su pontificado: “Desde sus orígenes la vida consagrada se ha caracterizado por su sed de Dios… Que vuestro primer y supremo anhelo sea, por tanto, testimoniar que Dios tiene que ser escuchado y amado con todo el corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas, antes que cualquier otra persona o cosa. No tengáis miedo de presentaros, incluso visiblemente, como personas consagradas, y tratad por todos los medios de manifestar vuestra pertenencia a Cristo, el tesoro escondido por el que habéis dejado todo. Asumid el conocido lema programático de San Benito: No antepongáis absolutamente nada al amor de Cristo”.
En la fiesta de su presentación, el Señor se nos muestra como “la luz que ilumina a las naciones”. Que María, la Virgen fiel y madre de los consagrados, nos ayude a todos a ser portadores de luz, luminarias vivientes con nuestras obras, con nuestras vidas, en nuestros empeños pastorales y en nuestras comunidades.
Para todos vosotros, queridos consagrados, y para todos los fieles que leen cada semana esta carta, mi saludo fraterno y mi bendición.

+ Juan José Asenjo Pelegrina


Arzobispo de Sevilla


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR