Dedicatoria

12 febrero 2014
DisminuirAumentar


Me llena de felicidad poder dedicarle unas bonitas palabras a ellos, para mis reyes, los reyes de todos los macarenos, de Sevilla y del mundo entero.

Por la única razón que deseo que llegue la Madrugá, para ver como desfilan entre pétalos de rosas, ante una buena banda de música con sus marchas, y mi Sentencia ante sus armaos con las perfectas plumas blancas.

Ellos, que hacen que nada más tenerlos delante, el corazón se acelere, las piernas tiemblen, y las manos suden de nervios al saber que estas delante de la figura mas bonita que el ser humano ha podido crear nunca.

Ellos, que saben tener elegancia mientras recorren cada rincón de Sevilla, ante miles de personas que se acercan a verles, porque saben que es el padre y la madre más bonita que sus ojos percibirá nunca.

Miles de hermanos, de macarenos, esperando la llegada de que sus nazarenos levanten los ciriales, los costaleros se armen de fuerza y saquen de la basilica de San Gil, por el Arco de la Macarena a esos que reparten alegría, felicidad y esperanza, la esperanza que lleva mi madre en su nombre; Esperanza Macarena, y mi padre el que es fiel ante todos los hermanos, Señor de la Sentencia.

Inmaculada. 14 años


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR