Gracias, Sevilla

4 junio 2014
DisminuirAumentar


Hdad de La Macarena_Escudo

 Gracias, Sevilla

 He tenido que dejar pasar cuarenta y ocho horas para poder escribir estas líneas ya que la emoción apenas me permitía hilar las frases. Desde que toda esta bendita locura empezó allá por el mes de junio de 2013 con el Año Jubilar Macareno, y especialmente tras los actos conmemorativos del 50 Aniversario de la Coronación de la Santísima Virgen de la Esperanza, la única palabra que me sale del corazón para devolver tanto como el pueblo de Sevilla y los devotos de todo el mundo han entregado a la Virgen de la Esperanza y a la Hermandad de la Macarena es gracias.

            Gracias al Sr. Arzobispo de Sevilla, D. Juan José Asenjo, que desde el primer momento inició todos los trámites para celebrar el Año Jubilar Macareno, el Congreso Mariológico Mariano Internacional, la Misa Estacional en la Plaza de España así como todos los actos en la Catedral de Sevilla. Gracias al Obispo Auxiliar de la Diócesis D. Santiago Gómez, al Obispo de Asidonia-Jerez D. José Mazuelos y al Arzobispo General Castrense de España D. Juan del Río, magníficos predicadores del Triduo a la Santísima Virgen de la Esperanza. Gracias al Vicario General D. Teodoro León, al Cabildo Catedral, con especial mención a D. Luis Rueda y al párroco del Sagrario D. Adolfo Petit, y al Delegado Diocesano de Hermandades y Cofradías, D. Manuel Soria. Gracias a todo el personal de la Catedral de Sevilla, encabezado por su jefa de protocolo Margarita López. Gracias, como no, a nuestro Rector D. Antonio Borrego y a nuestro Vicario Parroquial  D. Manuel Arroyo.

            Gracias a todos aquellos que han hecho posible la exitosa celebración del Congreso Mariológico Mariano Internacional, porque la devoción a María no solo es cuestión de sentimiento sino también de intelecto y profundidad teológica. Gracias al Presidente de la Pontificia Academia Mariana Internacional Dr. P. Vincenzo Battaglia y al Presidente de la Sociedad Mariológica Española D. Antonio Aranda, así como al Rector del Seminario Metropolitano D. Miguel Ángel Núñez y al Director del Centro de Estudios Teológicos de Sevilla D. Ramón Valdivia por las facilidades para el uso de las instalaciones del Seminario. Y un agradecimiento muy especial para el querido D. Antonio María Calero.  

            Gracias al Teniente General Jefe de la Fuerza Terrestre D. Ignacio Medina y a todo el personal de Capitanía General. Gracias a la Delegación y Subdelegación del Gobierno de España por su magnífica coordinación con todos los cuerpos y fuerzas de seguridad. Gracias a la Policía Nacional y a la Guardia Civil.

            Gracias al Alcalde de Sevilla D. Juan Ignacio Zoido y a toda la Corporación Municipal por las atenciones y facilidades que han ofrecido a la Hermandad de la Macarena, con especial reconocimiento a las áreas de Fiestas Mayores, Cultura, Urbanismo, Medio Ambiente y Parques y Jardines, Seguridad y Movilidad, así como a la Policía Local, Protección Civil, CECOP, Cruz Roja, Lipasam, EMASESA, TUSSAM y Emergencias Sanitarias 061.

            Gracias al Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda por regalarle a la Virgen esa hermosa alfombra de sal. Gracias a Estrella de Galicia y a Coca Cola por su colaboración con los puestos de agua y refrescos en la Misa Estacional.

            Gracias al Consejo General de Hermandades y Cofradías, a todas las Hermandades que abrieron generosamente sus puertas para acogernos en las procesiones de ida y vuelta. Gracias al Rectorado de la Universidad de Sevilla por permitirnos descansar y organizar la procesión de regreso.

            Gracias a la Sociedad Filarmónica Nuestra Señora del Carmen de Salteras por ponerle música a este sueño hecho realidad. Gracias al Director de la Coral Polifónica de la Hermandad de la Macarena D. Alberto Barea por su ofrenda hecha composición musical y a los componentes de las corales y de la orquesta que participaron en la Misa Estacional. Gracias a todas las Hermandades y devotos que han venido desde cualquier punto del planeta para participar en el Año Jubilar y en la celebración de este Cincuentenario.

            Gracias a los medios de comunicación por la cobertura de todos los actos de esta efemérides y por el exquisito tratamiento a nuestra Hermandad, gracias por servir de heraldos para anunciar la esperanza en todos los confines del planeta, gracias por llevarla a los macarenos en el extranjero, a los hospitales, residencias, conventos y hogares con problemas.

            Gracias a todos los hermanos y devotos que de una u otra manera han colaborado en toda la organización de estos actos, gracias al personal de la Hermandad y gracias a la Junta de Gobierno que me honro en presidir.

            Gracias a todos los macarenos por conservar este tesoro de devoción popular a la Santísima Virgen María que es la Hermandad de la Macarena y por entregar parte de sus vidas para enriquecerlo cada vez más. Gracias a todos los devotos de la Virgen de la Esperanza por mostrar públicamente su devoción a la Madre de Dios aguantando colas de varias horas para besar sus benditas manos o acompañándola por las calles de Sevilla en medio de la fervorosa bulla.

            Nuestra Hermandad tiene su origen en el pueblo y en el barrio, en la gente sencilla que ha ido engrandeciéndola a lo largo de los siglos con la vocación de universalizar la devoción a la Santísima Virgen. Por eso, gracias al pueblo de Sevilla, gracias por arropar a la Virgen de la Esperanza y manifestar tan abrumadoramente el amor que le tiene.

            Gracias, gracias y gracias. Que la Santísima Virgen de la Esperanza bendiga a todos los que han hecho posible esta celebración gozosa.

 Manuel García García

Hermano Mayor de la Hermandad de la Macarena


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR