La Virgen te Acoge

DisminuirAumentar

Si tu fe cristiana te ha traído hasta aquí, goza con nosotros y clama:
“¡Alégrate, María, llena de gracias!,
el Señor es contigo,
bendita tú entre todas las mujeres,
y bendito el fruto de tu vientre, Jesús”

Si tus problemas y preocupaciones son tales y tantos, que casi no puedes, ruégale a Ella:
“Santa María, Madre de Dios,
ruega por nosotros, pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte.”

Si ves y tu horizonte es una llamada ilusionada de Dios, canta como Ella:
“Engrandece mi alma al Señor,
se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador,
porque ha mirado la humildad de su esclava”.

Si la oscuridad y el dolor están ahí, y todo empieza a derrumbarse, ponte junta a Ella al pie de la Cruz, y escucha a Jesucristo:
“Hijo, he ahí a tu Madre”,
Ella nunca te abandonará, siempre estará a tu lado.

Si un silencio mortal te esclaviza, si la soledad impuesta te envilece, si la vida te aplasta como injusta e insoportable condena:
Acércate a Ella y deja que te mire,
que su mirada te acune y el susurro de su alma
se cuele en tu alma.
Su esperanza te levantará y te hará caminar
a la fuente de la verdadera Vida: Jesús,
al concebido en su purísimo seno por obra del Espíritu Santo,
al amor revelado del Padre.

Gracia a ti, Esperanza nuestra, Macarena

Volver | Subir

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR