CAPÍTULO II. DEL ÁMBITO DE ACTUACIÓN DE LA ASISTENCIA SOCIAL

DisminuirAumentar

ARTÍCULO 3º.- La crisis de valores de nuestra sociedad así como las continuas actitudes de insolidaridad dan lugar a nuevas situaciones de opresión y marginación en las que debemos centrar nuestros esfuerzos para intentar suprimir de forma total o parcial los efectos de los males producidos y las causas de losmismos.

A continuación señalamos los principales sectores a los que debemos asistir:

a) Enfermos con necesidad de apoyo moral y ayuda material.

b) Adictos, toxicómanos y enfermos con el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) con necesidades de tratamiento y rehabilitación en centros especializados.

c) Situaciones de paro forzoso prolongado, jubilaciones insuficientes y otras situaciones de pobreza vergonzante a las que, con el máximo respeto a la libertad y dignidad de las personas, debemos prestar los necesarios auxilios.

d) Ancianos, con especial atención a aquellos con necesidades físicas y materiales y problemas de soledad.

e) Disminuidos exigiendo el máximo respeto hacia estas personas y promoviendo cauces para su integración laboral y social.

f) Menores abandonados, iniciados en la drogadicción y la delincuencia precoz que necesitan de protección, apoyo escolar, actividades de tiempo libre, etc.

g) Mujeres maltratadas y en situación de desigualdad social,  abocadas a situaciones desesperadas y que deben ser tratadas con el máximo respeto e igualdad en cuanto a sus derechos, y con las que debemos compartir nuestro cariño y dar nuestra ayuda moral y material.

h) Seres marginados, inmigrantes, desarraigados y excluidos a los que debemos prestar nuestra mayor solidaridad y apoyo bien directamente o en colaboración con instituciones especializadas y centros de acogida.

ARTÍCULO 4º.- Dada la naturaleza y los fines de nuestra Hermandad y con objeto de una mayor y mejor concreción de esfuerzos, se define el siguiente orden de prelación para las actuaciones a realizar:

a) Hermanos cuya situación de necesidad coyuntural o sostenida necesiten de nuestra ayuda.

b) Personas de la feligresía y/o del barrio de la Macarena que se encuentren en dificultades.

c) Instituciones Benéficas a las que podamos prestar nuestro apoyo o bien establecer convenios de colaboración y Tercer Mundo considerando no sólo los países subdesarrollados sino cualquier situación nacional o extranjera que presente características de marginalidad y/o pobreza.

d) Cualquier otra Institución o persona que solicite y necesite de nuestra ayuda.

Con independencia de lo anterior, la Hermandad se obliga, mientras sus posibilidades económicas se lo permitan, a sufragar los gastos de carrera de sacerdote tanto a Hermanos necesitados con suficiente vocación como a cualquier otro que desee cursar dichos estudios. A tal fin, la Hermandad instituirá becas en el Seminario Diocesano.   Al  mismo tiempo, se obliga, también, a contribuir con una aportación anual al Fondo Común Diocesano para subvenir a las necesidades de la Diócesis.

Anterior Volver | Subir Siguiente

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR