ANEXO VI. RECEPCIÓN Y JURAMENTO DE NUEVOS HERMANOS

DisminuirAumentar

De pié, ante el altar mayor, responderá a las siguientes preguntas formuladas por el Secretario de Nuestra Señora de la Esperanza.

SECRETARIO: En nombre de la Santísima Trinidad; Padre, Hijo y Espíritu Santo, Tres Personas distintas y un solo Dios verdadero.   Reunida  en  Corporación  la  Real, Ilustre y Fervorosa Hermandad y Cofradía  de  Nazarenos  de  Nuestra  Señora  del  Santo Rosario, Nuestro Padre Jesús de la Sentencia y María Santísima de la  Esperanza Macarena, erigida canónicamente en su Basílica en esta Ciudad de Sevilla,   para el acto de recibiros como Hermanos  nuestros  y  conforme  a  lo  que  prescriben       Nuestras Reglas, os invitamos a hacer protestación de la Fe que recibisteis  en  el  Bautismo, y juramento de cumplir las Reglas que voluntariamente  queréis aceptar. Por ello os pregunto:

¿Creéis en Dios Todopoderoso, creador del cielo y de la tierra?

HERMANOS:   Sí, creo.

SECRETARIO: ¿Creéis en Jesucristo, Su único Hijo, nuestro Señor, que nació de Santa María la Virgen, padeció, murió fue sepultado, resucitó entre los muertos y está sentado a la derecha del Padre?

HERMANOS:   Sí, creo.

SECRETARIO: ¿Creéis en el Espíritu Santo, que procede del Padre y del Hijo y que, como alma de la Iglesia, difunde la Caridad Divina en nuestros corazones?

HERMANOS:   Sí, creo.

SECRETARIO: ¿Creéis en la presencia verdadera, real y sustancial de Cristo en el Santísimo Sacramento de la Eucaristía, que se inmola constantemente en nuestros altares, quedando permanentemente presente para ser objeto de nuestra adoración?

HERMANOS:   Sí, creo.

SECRETARIO: ¿Creéis en la Iglesia que es una Santa, Católica y Apostólica, en la comunión de los Santos, en el perdón de los pecados, en la resurrección d elos muertos y en la vida eterna?

HERMANOS:   Sí, creo.

SECRETARIO: ¿Creéis que la Santísima Virgen, Madre de Dios, fue preservada de la mancha original siendo concebida Inmaculada, y que fue exenta de la corrupción del sepulcro, siendo subida a los cielos en cuerpo y alma?

HERMANOS:   Sí, creo.

SECRETARIO: ¿Prometéis defender la piadosa creencia de que nuestra Madre la Virgen, asociada por su Divino Hijo a la obra redentora del linaje humano, ha sido constituida Mediadora entre Cristo y los hombres y dispensadora de Sus Gracias, y prometéis así mismo trabajas por alcanzar la definición dogmática de esta Mediación Universal de Nuestra Señora?

HERMANOS:   Sí, prometo.

SECRETARIO: ¿Prometéis cumplir fielmente las Reglas de nuestra Hermandad que ya conocéis, y que voluntariamente habéis aceptado?

HERMANOS:   Sí, prometo.

SACERDOTE: Si así lo hacéis, que Dios os lo premie; si no, que os lo demande.

ORACIÓN (Director Espiritual o Sacerdote) Te suplicamos Señor que por la intercesión de la Inmaculada Virgen María, Madre de la Esperanza, de la Iglesia y Madre nuestra, nos concedas ser siempre fieles a cuanto hoy, a Vuestras plantas, hemos confesado, prometido y jurado.

TODOS: AMÉN

A continuación, tras ser bendecidas por el Director Espiritual o sacerdote que haga sus veces, se impondrá por el Hermano Mayor la Medalla de la Hermandad a los nuevos Hermanos. Acto seguido, los nuevos Hermanos pondrán la mano derecha sobre los Santos Evangelios y besarán el Libro de Reglas de la Hermandad.

Anterior Volver | Subir Siguiente

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR