¡Lo más vendido!

Información

Fabricantes

Sin marcas

Novedades

Promociones especiales

El Tesoro de la Macarena

El Tesoro de la Macarena

El Tesoro de la Macarena permite apreciar la identidad histórica de una institución con 400 años de antigüedad, y al mismo tiempo, como parte insoluble de una misma realidad, la imagen contemporánea y moderna con la que ésta se proyecta en la actualidad.

Este Tesoro es un centro dinámico anexo a la Basílica, que contiene importantes testigos históricos y mantiene presentes todo el año los elementos propios de la liturgia y los cultos internos y, como no, de la excepcional cofradía que centra la atención de los sevillanos en la Madrugada del Viernes Santo.

Paso de la Virgen del Rosario

En su primera sala encontraremos libros antiguos, enseres e insignias a modo de introducción histórica. A continuación, se centra el paso completo de la Virgen del Rosario con la peana anónima del S. XVIII; los ángeles de José Guerrero, procedentes del antiguo paso del Señor de la Sentencia, en 1900; los respiraderos y los candelabros de Juan Pérez Calvo en 1955; y los faldones bordados proyectados por José Manuel Bonilla en 2006.

A todo este conjunto le acompaña el manto de salida proyectado por Juan Manuel Rodríguez Ojeda, bordado sobre terciopelo rojo y el ajuar de la imagen mariana aportando una gran belleza visual proporcionando un carácter solemne.

Misterio de la Sentencia y otras curiosidades.

En su segunda sala, destacamos una vitrina dedicada al misterio de la Sentencia. La túnica regionalista, diseñada y bordada por Juan Manuel Rodríguez Ojeda en 1910, con capas semicirculares y capirotes de terciopelo morado o verde, el primero para el paso del Señor de la Sentencia, y el segundo para la Virgen de la Esperanza. Entre ellos, un armao con la coraza repujada derivada de la que Rodríguez Ojeda diseñó para los mandos, modelo actual de la centuria completa.

Justo enfrente de esta vitrina, se muestra el popular cajón en el que fue ocultada la Virgen de la Esperanza en los trágicos sucesos del año 1936, acompañado de un pequeño coche de oro, réplica del que sirvió para el traslado de la imagen en ese cajón hasta el domicilio privado de la calle Orfila en el que permaneció oculta el tiempo necesario. A continuación se despliega el manto celeste diseñado y bordado por Guillermo Carrasquilla en 1965, estrenado por la Virgen de la Esperanza en el triduo celebrado en su honor en la Catedral de Sevilla con motivo de la Coronación Canónica. Esa prenda, de estilo regionalista avanzado, con referencia barrocas es una de las obras bordadas más importantes de la segunda mitad del s. XX en la ciudad.

Este espacio cuenta además con dos sayas con bordados procedentes de vestidos de torear con su juego de mangas montada de uno de los toreros más importantes de todos los tiempos, José Gómez Ortega (Gallito), hermano y benefactor de la Virgen de la Esperanza. Al lado, una pluma de oro de gran valor sentimental, regalo de la ciudad de Sevilla a Francisco Muñoz y Pabón, canónico de la Catedral, que solo la aceptó con la condición de cederla a la Virgen de la Esperanza. Desde entonces la luce en las grandes ocasiones sujeta a su saya.

Música y colección pictórica

A lo largo de las salas siguientes podemos descubrir otros bienes culturales intangibles como la música, tanto clásica como de Semana Santa, ésta con un amplio repertorio de marchas dedicadas a la Virgen de la Esperanza, y las populares marchas de cornetas y tambores interpretadas por la Centuria Romana Macarena, todas ellas recopiladas en un audiovisual dirigido por Carlos Colón. El impacto emocional de esta película, es proporcional a la sutileza cinematográfica y el elevado nivel cultural proyectado por su director.

Otros bienes culturales, los encontramos en la importante colección pictórica siendo esta una galería de pinturas contemporáneas con un estimable sentido vanguardista. Entre ellas destaca la acuarela de Fernando Marmolejo realizada para el camarín de la Virgen; carteles como el de la Coronación Canónica de la Virgen de la Esperanza, pintado por Alfonso Grosso en 1965; el original de Joaquin Sainz, representando la vista trasera del paso completo de la Virgen de la Esperanza o el directo y atrevido retrato de la Virgen de la Esperanza de Ricardo Suárez.

Otra colección está reservada para los carteles de Semana Santa de cada año, entre lo que destacan las pinturas de García Gómez, Zenaida Pablo Romero, Carmen Romero, Ignacio Cortés, Juan Valdés, Juan Roldán, Huguet Pretel y Carlos Peñuela.

Ya en la quinta sala, vemos que está dedicada a la Madrugada del Viernes Santo, en la cual están presentes los pasos completos montados del Misterio de la Sentencia y la Virgen de la Esperanza.

Paso del Señor de la Sentencia

En primer lugar nos encontramos el paso del Señor de la Sentencia con todos los elementos propios de la salida procesional, acompañado de dos túnicas del Cristo, las bordadas por Victoria Caro en 1944 y la diseñada por Joaquín Castilla Romero con bordados de Ángela Navarro Calderón en 1959-60.

En el paso podemos contemplar de cerca la canastilla de Juan Pérez Calvo, las labores de talla y los relieves e imágenes de los Evangelistas y los Ángeles de las esquinas. Con la distancia oportuna se puede admirar el misterio de la Sentencia, de talla completa tallado por Antonio Castillo Lastucci en 1928-29. Los ropajes y el centurión que acompaña a Poncio Pilatos se sustituyeron con posterioridad con destacado nivel escultórico y respeto por sus antecedentes.

En la composición cabe destacar las corazas que visten los soldados romanos diseñadas por el escultor Fernando Aguado, en 2004 a 2007. Es un espléndido trabajo mixto en plata con gran riqueza plástica y visual, que permite recrearse en los detalles cercanos derivados de los thorocatos de la Antigüedad clásica, resueltos con soltura eficaz y moderna proporcionando una suntuosa visión lejana, acorde a la complejidad compositiva de la escena, la solemnidad del tribunal y la personal creatividad de las túnicas del Señor de la Sentencia bordadas por Rodríguez Ojeda.

Paso de la Virgen de la Esperanza.

El paso del palio de la Virgen de la Esperanza se adentra en la sala acompañado de dos de los mantos de salida, el de tisú diseñado y bordado por Juan Manuel Rodríguez Ojeda en 1920-30; y el de coronación, diseñado por Fernando Marmolejo Camargo en 1963. Junto a estos las sayas de la Virgen de la Esperanza, entre ellas como la conocida saya con los volantes.

El palio de la Virgen de la Esperanza, se presenta como un trono efímero majestuoso y potente. El diseño del conjunto procede del trascendental palio rojo de juan Manuel Rodríguez Ojeda en 1908, sin duda el modelo contemporáneo más importante por su creatividad y plenitud compositiva. Los faldones y techo de palio son reproducciones y Victoria Caro, en 1962 a 1965.

Los cuatro varales maestros, diseñados y repujados en plata de ley, en principio sobredorada, por Cayetano González en 1930-31 y los otros ocho realizados a semejanza por sus colaboradores en 1935-36 portaron , en origen el referido palio rojo. En años sucesivos, distintos orfebres aportaron las piezas que completan el paso actual.

Rodeándolo, se aprecia el manto de malla de la Virgen de la Esperanza, diseñado y bordado por Juan Manuel Rodríguez Ojeda, en 1899-1900. Es una prenda excepcional, crucial en la evolución del bordado sevillano contemporáneo que dotó a la Virgen de la Esperanza de una nueva personalidad, asumida como rasgos de sevillanía y ejemplo de sentimiento macareno.

Rodeando todo el paso encontramos un rico conjunto de platería, el juego de varas de las presidencias y las cuatro bocinas de ambos pasos entre otros.

Para finalizar accedemos una sexta sala donde veremos presidiendo la corona de oro de la Virgen de la Esperanza, diseñada por Juan Manuel Rodríguez Ojeda y cincelada por Joyería Reyes en 1913. Es la que le impuso el Cardenal Almaraz en la coronación multitudinaria después del solemne pontificial celebrado en el Arco de la Macarena en 1913.

Rodean a la corona los mantos del camarín y otras sayas de la Virgen de la Esperanza. Casi todos los mantos, el negro, el blanco, el verde de los Cisneros y el verde del lema de la Esperanza Nuestra, con las sayas a juego fueron diseñados por Guillermo Cascarrilla.

Si está interesado en obtener más información acerca del Tesoro puede completarla en la Guía Básica o bien si desea conocer aquellos tesoros perdidos de la Semana Santa puede conocerlos en este libro, una magnífica obra histórica del escritor madrileño Enrique Guevara Pérez. 

El Tesoro de la Macarena de gran valor histórico, sentimental y artístico se encuentra situado anexo a la Basílica y su horario de visitas es de L a V: De 9 a 14 horas y de 17 a 21 horas.