Restaurado el Estandarte de la Hermandad

29 febrero 2012
DisminuirAumentar


estandarte_noticia_web

Han concluido en la fecha prevista las tareas de restauración de nuestro estandarte, trabajo que ha sido realizado en el taller de “Sucesores de Esperanza Elena Caro”, dirigido en la actualidad por nuestra hermana Carlota Elena.

El estandarte corporativo de la Hermandad de la Macarena es una excepcional pieza de bordado realizada en los talleres de “Sobrinos de José Caro” en el, tal y como figura en la parte baja de la cartela inferior, “año del Señor /1973”

La obra es una reproducción casi exacta del estandarte que utilizaba la Hermandad hasta entonces, realizado en el mismo taller en el año 1.936, con diseño de D. Ignacio Gómez Millán.

El nuevo estandarte reprodujo el anterior pero dándole unos centímetros más de altura y  variando el bordado de la parte posterior, que en el antiguo está completamente bordado a realce y en el nuevo se limitaba a una decoración sencilla con calabrote y cordón.

La obra, cuya función es la de representar a la Hermandad en todos los actos en los que sea necesario, se puede catalogar dentro de la categoría de tejidos con decoración en superficie (bordado). La técnica utilizada es la de oro tendido a realce, con decoración de hilos de colores e imaginería.

En cuanto al diseño, el estandarte se puede dividir en cuatro partes:

– La central, que se compone de una cartela bordada en oro con el escudo de la Hermandad, enmarcado por la corona Real y el Toisón.

– La superior, con una cartela bordada en “milané” con la heráldica del Cabildo Catedralicio.

– La inferior o enagüilla, con un diseño y ejecución similar a la anterior, pero representándose el escudo de la Ciudad de Sevilla.

Ambas zonas están enmarcadas por un galón bordado igualmente en “milané”, que contiene diferentes escudos relacionados con la Hermandad. El resto de la decoración es típicamente barroca, con hojas, flores y lazos enlazados entre si.

– Por último, la parte posterior, que hasta esta intervención se limitaba a una decoración de calabrote y cordón imitando el dibujo del bordado  del estandarte antiguo y que ahora se ha recuperado.

El estado de conservación era bastante deficiente, no tanto en lo referente a los motivos bordados, como a la conservación del tejido soporte, que se encontraba muy desgastado.

El tejido de soporte se encontraba en muy mal estado de conservación, con un acusado desgaste sobre todo por la parte central, donde va atado el cordón, y por la parte posterior donde se apoya el estandarte para portarlo, lo que provocaba numerosos desgarros.

Las piezas bordadas y el hilo metálico en general no presentaban grandes pérdidas, excepto por las zonas externas más expuestas al roce que tenían el hilo de oro perdido o chafado en un alto porcentaje, estas pérdidas se concentraban el la parte exterior del toisón, los lados exteriores de la nagüilla y la zona central del dibujo, donde va rozando el cordón. Afortunadamente, las zonas más delicadas, como son las cartelas y el galón de “milané”, se encontraban en un óptimo estado de conservación.

La actuación sobre el estandarte ha consistido fundamentalmente en el pasado a un nuevo tejido de soporte de los motivos bordados que componían la pieza y en el bordado a realce de la parte posterior, recuperando, por tanto, la riqueza del estandarte antiguo. La tela soporte utilizada ha sido un terciopelo de color verde de primera calidad.

En primer lugar, se realizó un dibujo de la obra a escala natural, para dejar perfectamente señaladas la ubicación de cada uno de los elementos que lo constituyen.  Además, se diseñó la parte posterior, a semejanza del que posee el estandarte antiguo, pero introduciendo los cambios necesarios de tamaño para cuadrarlo con el actual.

Posteriormente se procedió a desmontar del tejido de base los motivos bordados, dejando constancia de su ubicación previa, para poder volver a ponerlos cada uno en su lugar original.

A continuación se limpiaron todos los bordados, utilizando hisopos de algodón y una solución de amoniaco y agua desmineralizada al 50%, extremando la precaución en las zonas más delicadas, como el “milané”, para evitar el desprendimiento de los hilos originales.

El siguiente paso ha sido la restauración, una por una de las piezas más deterioradas en bastidores individuales, reintegrando exclusivamente las hebras dañadas y reponiendo  sólo aquellas que se encontraban en un estado irrecuperable.

Concluida esta labor, se fijaron los bordados en el nuevo tejido, montado en su bastidor correspondiente.

Como decíamos, en la parte posterior se han bordado, siguiendo el diseño del estandarte original, nuevos motivos con diferentes técnicas de cartulina, hojilla, escamados de lentejuelas, etc. Además, se han  replicado los roscos en negro y plata tan característicos de la decoración de la citada insignia.

La labor de restauración y pasado culminó con el forrado interior y el montaje en la formaleta.

Se ha completado la intervención con la incorporación de un nuevo cordón de oro, obra de Arte Sacro San Fernando, industria artesana regentada D. Fernando de la Poza.

Como dato curioso, cabe reseñar la aparición de un escrito dentro del bordado firmado en 1.973 por una bordadora llamada Mª Rosa Chaves López, que en aquella fecha tenia 22 años,  que le pedía ala Virgen“salud y amor”. En la actualidad es abuela de dos nietas, sigue bordando en el taller y ha participado en la restauración del estandarte que ella misma bordó hace 39 años.

Es también reseñable que otra de las bordadoras del taller, Ana Martín, es nuera de nuestro inolvidable hermano Antonio Sáez, que durante tantas ocasiones portara la emblemática insignia y cuyos descendientes siguen llevándola cada Viernes Santo.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR