¿EXISTEN LOS MILAGROS?

12 octubre 2012
DisminuirAumentar


Artículo carre

Y un tenue rayo de sol empieza a atravesar las densas nubes oscuras.

Y no se queda ahí….

No es solo un rayo, es el mismo Sol el que gana la batalla a la impenetrable oscuridad de la desesperación.

Ya llega su luz, ya vuelve a iluminar la fachada que tanto lo echa de menos; ya vuelve a calentar los fríos muros de piedra de la colegiata del Salvador.

La suave brisa de un otoño  que no termina de llegar, trae un rumor que se enreda entre  los adoquines de esa misma plaza para llenar una ausencia.

En una taquilla cerrada una coraza triste, vacía y de un oscuro gris plomizo está empezando a recobrar su fuerza, comenzando a brillar de nuevo, porque su alma perdida ha vuelto, iluminando su estrecho descanso y reluciendo más que ninguna.

Ya no llora la calle Feria, ni llora el Pumarejo; el atrio recupera un murmullo animado y el arco vuelve a encontrar el color que hace poco perdió por la tristeza. Lo que hace poco eran ríos de lágrimas  de amargura ahora son cascadas de alegría.

Donde solo había corazones inundados por la desesperanza ahora los encuentras llenos de optimismo y de ilusión. Donde solo había rostros desencajados, ahora rebosan de alegría. La sonrisa vuelve a los labios de quienes habían perdido las ganas de reír.

Cuando todo está perdido siempre nos salva la Esperanza. Cuando el desconsuelo ya no tiene cura  siempre aparece la Esperanza. Cuando la salida no se encuentra y ni siquiera ya la buscas, cuando más perdido está todo, cuando empiezas a abandonar la más mínima posibilidad…. siempre resurge la Esperanza.

Esa misma Esperanza que tenemos tan cerca que casi podemos acariciarla. Esa misma Esperanza que  él mismo, casco en mano, llevó en ocasiones al hospital, impregnando esos dolorosos pasillos de calor, alegría y Salvación. Ahora esas mismas paredes, como en un gesto de gratitud, se la devuelve en el mismo umbral del silencio.

La batalla aún no ha acabado, todavía queda una grande en las Galias, pero ya quedan menos enemigos y ya tiene armas con las que luchar, brazos que son como rodelas, piernas que son como machetes y cabeza que es como su lanza y unas ganas que le sirven de coraza. Ya lo tiene todo, ya puede salir victorioso en esa última batalla y además….. además, no está solo.

No busques la explicación que no tiene, es inútil encontrar la respuesta que no se hallará.

Un milagro solo existe si hay Esperanza, solo puede haberlo si se cree en ello, si no se pierde la Fe. Un valor tan frágil en los tiempos que corren.

Después de tantos y tantos rezos, de tantas plegarias y peticiones. Nos han oído…..

Su Cristo de la Sentencia, ese Cristo a las que tantas madrugadas escoltó, con el mayor de los orgullos y su Bendita Madre a la que por cada rincón de la ciudad llena con su nombre, nos han oído… Nos lo devuelve para poder seguir disfrutándolo, para poder seguir teniéndolo, para que nos siga contagiando su alegría….

Por eso amigo, Hermano, si alguien te pregunta alguna vez, ¿LOS MILAGROS EXISTEN?              Solo hay una respuesta . Y si no…..

Pregúntaselo a los armaos

Pregúntaselo a los gastadores

Pregúntaselo a “Carre”….

 

NHD Pedro Bejano.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR