Spes

10 enero 2014
DisminuirAumentar


Volví a reencontrarme contigo,con esa mirada que dice tanto en el silencio de la nada. Volví a vivir aquello que ya daba por perdido y que recuperé gracias a tí. Sentí que el tiempo se detenía y que sólo eramos tú y yo.

Por fin se hizo realidad aquella conversación que teníamos pendiente y pude contarte lo que mi alma sentía. Tú,madre,siempre pendiente de todo y todos,velando por Sevilla y ¡por tantas cosas!.

Tú, que navegas entre un mar de cirios verdes, regalando ilusión,amor,… Esperanza de los cristianos,que junto a esos ángeles de plumas blancas,consiguen imposibles con pequeñas cosas. Esperanza de los que sufren,Esperanza misericordiosa,que nunca sueltas tu mano de los que un día estuvieron perdidos y regresaron a tu lado para no soltarla nunca.Tu sonrisa,la más hermosa que existe,sale de tu corazón puro y limpio,lleno de bondad.
Mater mea, Spes Nostra, … Amén.
María Sánchez Peña

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR